Mendoza, tierra de la castración y la buena tortura

Feb 10 2011

Sabemos que eso pasa…sabemos que los presos se matan entre sí; que los milicos cagan a palos a los pibes cuando están atados por la espalda a una ventana…sabemos que cualquiera tiende a aprovecharse de las situaciones de poder y si nadie nos observa y nos vigila somos potencialmente unos animales sádicos. Sabemos que el hombre es el lobo, y que no hay mucha esperanza después de Auschwitz o después de Cacheuta, de Boulogne Sur Mer, o de la cárcel de mínima seguridad San Felipe de donde es la filmación (las cárceles no tiene nombre, no se piensa una cárcel, se llaman como la calle en la que están, o la zona; las escuelas sí tienen nombre pero las cárceles que también podrían formar al ciudadano no tienen, no se funda una cárcel, sólo emerge y se esconde, por eso se le pone nombre de calle)…no hay esperanza después de ninguna vez que eso pasa, y eso pasa, porque una vez ya alcanza para saber que no debería haber nadie potencialmente bueno. Que si no se lo controla, el penitenciario va a cagar entre muchos a palos por la espalda a alguien que no se puede defender. Si alguno de ellos se detiene, deja de filmar, les grita a sus compañeros y hace una denuncia; bueno, eso sería una anomalía, una excepción, algo extraordinario. Lo común es lo otro, que se dejen arrastrar por lo fácil que es la desidia de la camaradería entre compañeros de trabajo cuando le pegan a un bocón atado por la espalda.

Ese milico tampoco es naturalmente malo, es un funcionario al que necesitamos para que funcione la máquina de reprimir pobres; hasta los progres más puros del mundo que siempre piensan perfecto, los llaman a los gritos si pasa algo; necesitamos a esos miliquitos, y los hacemos mierda con el laburo que tienen que hacer; no es un trabajo que pueda elegirse mucho tampoco, esos trabajos te eligen a vos, quien es verdugo posiblemente dice elegir sin poder elegir del todo…y esos pasillos, y las órdenes y el habitus de estar ahí no les debe dejar muchas opciones para no ser unos sádicos y ascender en la estructura de la cárcel. Entras al primer día y tus compañeros se portan así y ellos no van a decir nada y así funciona; la banalización del mal ponele, esa naturalización del aprovechamiento del poder…sabemos que esto pasa siempre en Mendoza, lo podemos adivinar parándonos enfrente de la cárcel Boulogne Sur Mer y ver los martes los familiares que entran con las viandas a ver a sus presos…cualquiera puede saberlo, lo sabemos, que adentro funciona así, pero ahora hay videos. Entonces la cosa existe más, la verdad es más intensa porque vemos en YouTube eso que ya sabemos todos.

Lo peor del video es lo que no se ve, el penitenciario que filmó toda la escena. El más culpable de todos ellos; los otros penitenciarios le pegan más fuerte al pibe atado porque el que filma filma; y la cámara obliga a los otros a actuar los golpes más salvajemente, a ser más histriónicos torturando al pibe. Posiblemente este video se exponga buscando un efecto político mezquino concreto, alguien lo encuentra, otro lo guarda hasta que sea necesario molestar a algún otro que se quiera fugar de este gobierno tan provinciano y derechoso (aunque este último haya declarado reciente que el matrimonio para las personas del mismo sexo es “una esnobeada porteña”) se usa para inducir políticamente a alguien, pero las torturas existen, está, pasa. Y ahora más porque hay un video, y si no lo hay pasa menos. Lo que mata es el video, lo que mata es la exposición y así si hay video, hay tortura y si no no. Lo sabemos igual pero importa más porque encontraron el video guardado en el teléfono de un sádico, y lo usan ahora. El peor de todos es el que filma, y aún más peor el funcionario que cajonea este video para usarlo extorsivamente contra el otro que se quiere ir; no sé si es exactamente así, pero si así es, el peor es el ministrito que deja a estos penitenciarios activos esperando el momento de jugar la prueba.

Si yo fuese el Estado, como puede ser por momentos un juez o un funcionario, intentaría que no se necesiten siempre imágenes para saber las cosas que ya sabemos. Y que no haya que liberar a un pibe que torturaron porque hay video y quilombito público, porque eso significa que no lo liberan si no hay videitos y quilombitos.

Y lo mismo pasa con el Cura Pato en Malargüe al sur de la provincia; el cura Pato sube al escenario interrumpiendo una humorada pícara sobre la educación sexual en un festival de pueblo. El cura Pato saca el micrófono al grupo Les Lutherieces que hace versiones de Les Luthiers y suelta su discurso; en la filmación se ve, varios aplauden (los que aplauden acá son los peores), el cura se va satisfecho, está contento con la repercusión nacional “fue un boom” dice y se posiciona como un referente de la oscuridad “No voy a permitir que ensucien mi castidad”. El cura Pato no la pone en paz, es cura, no comete el acto sexual libremente. Y todo el resto sí, porque de eso se trata entre otras cosas, de tener una libido, de coger que es tan lindo; mayormente un acto natural, sano, un acceso al placer en forma de liberación de dopamina. Pero el cura no, el cura no puede, él dice que el dios que se inventó dice que no puede ponerla, y por lo tanto nadie puede. Entonces vive escondido en su sotana, se permitirá algún rapto de lascivia cuando está solo, tocándose o tocando a alguien más. Después probablemente rece, implore fuerza a un dios que se inventó para aguantar la castidad, contenerse del dolor punzante de estar excitado al mango y no poder gritar de la liberación. No tolera que otros se toquen, que se cojan algunos, que se hable del tema, no debe aguantar imaginar a alguna de sus feligresas pidiéndole a su pareja que se la chupe, que un hombre bese a otro hombre, que dos novios cojan desesperados en un campito de Malargüe, que una mujer toque a su pareja y lo haga acabar porque les gusta…en fin lo doméstico del sexo…le da envidia al cura Pato, quiere eso que los otros tienen y que esos otros lo dejen de tener. Así nivela para el lado de la castración, para que todos sean igualmente de reprimidos. No sería casual que el futuro ex gobernador de Mendoza también sea de Malargüe y también quiera andar castrando gente; debe haber algo en el agua de Malargüe…

Se habla un poco de esto porque hay videos, entonces existe más, pero debe pasar mucho o siempre. Esto existe ahora porque hay un video, si no no existe aunque nos lo cuenten. Aunque se repita mil veces el gesto cagón de la banda Les Lutherieces que no se anima a decirle a Pato que el escenario es suyo y que se vaya al carajo con su moralina.

A mí me dicen que Mendoza es reaccionaria y no me la creo; como todas será, pienso; pero basta ver por qué se habla de la provincia en este primer mes del año para comprender que la fama es justa. Mendoza necesita un gobierno no conservador que le permita limpiarse, y quizás sea un bálsamo para la estructura provinciana reaccionaria. Un gobierno que represente la gran parte de la sociedad que no odia a los pobres ni especialmente a los pobres adolescentes, una sociedad que no le importa quien coge con quien mientras los dos elijan sin culpa. Un gobierno que se abra de gambas a recibir lo nuevo bien adentro. Amén.

Sabemos que eso pasa…sabemos que los presos se matan entre sí; que los milicos cagan a palos a los pibes cuando están

atados por la espalda a una ventana…sabemos que cualquiera tiende a aprovecharse de las situaciones de poder y si nadie nos

observa y nos vigila somos potencialmente unos animales sádicos. Sabemos que el hombre es el lobo, y que no hay mucha

esperanza después de Auschwitz o después de Cacheuta, de Boulogne Sour Mer, o de la cárcel de mínima seguridad San Felipe

donde es la filmación(las cárceles no tiene nombre, no se piensa una cárcel, se llaman como la calle en la que están, o la

zona; las escuelas sí tienen nombre pero las cácrceles que también podrían formar al ciudadano no tienen, no se funda una

cárcel, sólo emerge y se esconde, por eso se le pone nombre de calle)…no hay esperanza después de ninguna vez que eso pasa,

y eso pasa, porque una vez ya alcanza para saber que no debería haber nadie potencialmente bueno. Que si no se lo controla,

el penitenciario va a cagar entre muchos a palos por la espalda a alguien que no se puede defender. Si alguno de ellos se

detiene, deja de filmar, les grita a sus compañeros y hace una denuncia; bueno, eso sería una anomalía, una excepción, algo

extraordinario. Lo común es lo otro, que se dejen arrastrar por lo fácil que es la desidia de la camaradería entre compañeros

de trabajo cuando le pegan a un bocón atado por la espalda.

Ese milico tampoco es naturalmente malo, ese pobre verdugo al que necesitamos para que funcionen las cárceles; los progres

más puros del mundo que siempre piensan perfecto, los llaman a los gritos si pasa algo; necesitamos a esos miliquitos, y los

hacemos mierda con el laburo que tienen que hacer;no es un trabajo que pueda elegirse mucho tampoco, esos trabajos te eligen

a vos, quien es verdugo posiblemente dice elegir sin poder elegir del todo…y esos pasillos, y las órdenes y el habitus de

estar ahí no les debe dejar muchas opciones para no ser unos sádicos y ascender en la estructura de la cárcel. Entras al

primer día y tus compañeros se portan así y ellos no van a decir nada y así funciona; la vanalización del mal ponele, esa

naturalización del aprovechamiento del poder…sabemos que esto pasa siempre en Mendoza, lo podemos adivinar parándonos

enfrente de la cárcel Boulogne Sour Mer y ver los martes los familiares que entran con las viandas a ver a sus

familiares…cualquiera puede saberlo, lo sabemos, que adentro funciona así, pero ahora hay videos. Entonces la cosa existe

más, la verdad es más intensa porque vemos en YouTube eso que ya sabemos todos.

Lo peor del video es lo que no se ve, el penitenciario que filmó toda la escena. El más culpable de todos ellos; los otros

penitenciarios le pegan más fuerte al pibe atado porque el que filma filma; y la cámara obliga a los otros a actuar los

golpes más salvajemente, a ser más histriónicos torturando al pibe. Posiblemente este video se exponga buscando un efecto

político mezquino concreto, alguien lo encuentra, otro lo guarda hasta que sea necesario molestar a algún otro que se quiera

fugar de este gobierno tan provinciano y derechoso (aunque este último haya declarado reciente que el matrimonio para las

personas del mismo sexo es “una esnobeada porteña”) se usa para inducir politicamente a alguien, pero las torturas existen,

está, pasa. Y ahora más porque hay un video, y si no lo hay pasa menos. Lo que mata es el video, lo que mata es la exposición

y así si hay video, hay tortura y si no no. Lo sabemos igual pero importa más porque encontraron el video guardado en el

teléfono de un sádico, y lo usan ahora. El peor de todos es el que filma, y aún más peor el funcionario que cajonea este

video para usarlo extorsivamente contra el otro que se quiere ir; no sé si es exactamente así, pero si así es, el peor es el

ministrito que deja a estos penitenciarios activos esperando el momento de jugar la prueba.

Si yo fuese el Estado, como puede ser por momentos un juez o un funcionario, intentaría que no se necesiten siempre imágenes

para saber las cosas que ya sabemos. Y que no haya que liberar a un pibe que torturaron porque hay video y quilombito

público, porque eso significa que no lo liberan si no hay videitos y quilombitos.

Y lo mismo pasa con el Cura Pato en Malargüe al sur de la provincia; el cura Pato sube al escenario interrumpiendo una

humorada pícara sobre la educación sexual en un festival de pueblo. El cura Pato saca el micrófono al grupo Les Lutherieces

que hace versiones de Les Luthiers y suelta su dicurso; en la filmación se ve, varios aplauden (los que aplauden acá son los

los peores), el cura se va satisfecho, está contento con la repercución nacional “fue un boom” dice y se posiciona como un

referente de la oscuridad “No voy a permitir que ensucien mi castidad”. El cura Pato no la pone en paz, es cura, no comete el

acto sexual libremente. Y todo el resto sí, porque de eso se trata entre otras cosas, de tener una líbido, de coger que es

tan lindo; mayormente un acto natural, sano, un acceso al placer en forma de liberación de dopamina. Pero el cura no, el cura

no puede, él dice que el dios que se inventó dice que no puede ponerla, y por lo tanto nadie puede. Entonces vive escondido

en su sotana, se permitirá algún rapto de lascivia cuando está solo, tocándose o tocando a alguien más. Después probablemente

rece, implore fuerza a un dios que se inventó para aguantar la castidad, contenerse del dolor punzante de estar excitado al

mango y no poder gritar de la liberación. No tolera que otros se toquen, que se cojan algunos, que se hable del tema, no debe

aguantar imaginar a alguna de sus feligresas pidiéndole a su pareja que se la chupe, que un hombre bese a otro hombre, que

dos novios cojan desesperados en un campito de Malargüe, que una mujer toque a su pareja y lo haga acabar porque les

gusta…en fin lo doméstico del sexo…le da envidia al cura Pato, quiere eso que los otros tienen y que esos otros lo dejen

de tener. Así nivela para el lado de la castración, para que todos sean igualmente de reprimidos. No sería casual que el

futuro ex gobernador de Mendoza también sea de malargüe y también quiera andar castrando gente; debe haberalgo en el agua de

Malargüe…

Se habla un poco de esto porque hay videos, entonces existe más, pero debe pasar mucho o siempre. Esto existe ahora porque

hay un video, si no no existe aunque nos lo cuenten. Aunque se repita mil veces el gesto cagón de la banda Les Lutherieces

que no se anima a decirle a Pato que el escenario es suyo y que se vaya al carajo con su moralina.

A mi me dicen que Mendoza es reaccionaria y no me la creo; como todas será, pienso; pero basta ver por qué se habla de la

provincia en este primer mes del año para comprender que la fama es justa. Mendoza necesita un gobierno no conservador que le

permita limpiarse, y quizás sea un bálsamo para la estructura provinciana reaccionaria. Un gobierno que represente la gran

parte de la sociedad que no odia a los pobres ni especialmente a los pobres adolescentes, una sociedad que no le importa

quien coje con quien mientras los dos elijan sin culpa. Un gobierno que se abra de gambas a recibir lo nuevo bien adentro.

Amén.

Sin comentarios

Aguafuertes

Jan 10 2011

El barrio es tranquilo, la cuadra cortada lo hace parecer aún más. No suenan micros, ni autos y alterar el camino de las cabras de la casa al trabajo repercute en el trato con los vecinos, se saluda a nuevos, se habla con caras que uno viene viendo hace años sin saludar. Una modificación mínima como el corte de la calle para repavimentar, altera las relaciones y cambia los recorridos de sociabilidad entre veredas. No somos nada al final. La calle entonces estaba desierta cuando se escucharon los gritos el mediodía del último día del 2010 y todos los vecinos salimos presurosos a ver el patético espectáculo en el medio de la calle cortada por repavimentación; el cafiso tiraba de los pelos de la mujer con las piernas sangrantes mientras con la mano izquierda apuntaba una piedra del tamaño de un pollo a su cara. La imagen quedó congelada en la miráda incrédula de los vecinos que iban saliendo de sus casas o asomaban por las ventanas. El cafiso tomó nota del público y se alejó hacia la esquina gritando a la mujer, ¡Te dije que fueras a buscar los lentes!, lo que supongo es una metáfora que usa fuera de la casa para decir otra cosa. Las mujeres del barrio fueron a socorrer a la mujer de piernas sangrantes que lloraba y gemía; los varones nos agrupamos automáticos midiendo la espalda del cafiso que ya se escondía en la casa de la esquina. No nos animamos a darle una paliza porque se sabe, el cafiso es cafiso, pegarle es asegurarse una reacción de mafioso. Torpemente llamamos a la policía exagerando el relato, la policía vino, tocó timbre, y se fue sin poder hacer mucho más. Ningún vecino se animó a dar la denuncia con nombre, y ahí terminó todo. La mujer se fugó a la casa de la madre según le dijo a las compañeras que salían a consolarla de la misma casa donde entró el cafiso. Los vecinos nos metimos a pensar en la cena de fin de año y se acabó el problema. A esa mujer la van a matar, o vive su muerte todos los días, el cafiso por mientras sigue viviendo en la casa de la esquina. No se puede hacer mucho, aunque sepamos que esa mujer de las piernas sangrantes atendía hace poco la estación de servicio, era flaca hermosa, y tenía una vida que ese hijodeputa le cagó. Va a estar muerta, o mal herida, o vive muerta hoy amenazada por ese matón de barrio que vende algo de droga y regentea unas putas. Es un mediocre, como todos los tipos que repiten el negocio del padre sin ninguna diferencia, su padre también fue un cafiso, y él posiblemente sea un hijo de puta en todo sentido. La van a matar todos lo sabemos, ojalá que no, pero si apareciese muerta a nadie le sorprendería después de la escena de fin de año. Qué inútil es saber algo de antemano cuando mucho no se puede hacer más que contarlo en la mesa o escribirlo por acá. Días depués creo que los vi entrando juntos a la casa como una pareja aparentemente apacible y de buen humor hablando en tono normal. Cafiso y mujer de piernas sangrantes, se veían calmos, me tranquilizó e indignó a la vez. Va a terminar muerta y quizás ella tampoco pueda hacer nada con saberlo.

F, nuestro compañero de trabajo que cuida los autos en la calle de la oficina, salió de la cárcel. Lo habían metido por una denuncia inventada y se comió unos meses. Está feliz por el sólo hecho de estar en la vereda, el precario e injusto trabajo de cuidar los autos de esta cuadra ahora le parece un lujo después de haber vivido unos meses en la penitenciaría mendocina. En Mendoza la superpoblación carcelaria pica en punta, sólo disputada por las cárceles de provincia de Buenos Aires. El apuro por meter delincuentes de poca monta sigue en alza, entonces meten hasta el límite de la física a tantos presos como entren en los imposibles calabozos. Los derechos humanos para los presos son una excentricidad, esto cualquiera lo sabe, pero que te cuente F en primera persona cómo se tuvo que parar de manos con los Pluma que lo querían tener de Gato, lo pone en situacións. Mi pregunta burguesa es tan inocente, ¿Te tuviste que agarrar a trompadas?. Me responde sin ufanarse, No…facas, lanzas, espadas, las escondíamos abajo del colchón y se pudrió todo en el ALA para que no hayan Gatos entre nosotros…sobre todo se arma después de las visitas. Yo repito mi miopía burguesa, Claro por la mercadería, Noooooo, por la merca y las pepas que le pasa la visita, quedan re locos y se pudre en la noche, facas, lanzas, de todo, pero nadie se hizo el Gato al final… Asiento con la cabeza como si supiera de qué habla. A la noche, tirado en la cama quejándome por el calor imagino cómo será dormir en ese agujero perdido de la Constitución, ese accidente del sistema. Al otro día me encuentro a F en la mañana y le pregunto si puede dormir, me dice que más o menos, que está saltón con cualquier ruido. Si no existe mínima posibilidad de resurgir desde un error ¿cómo pretendemos combatir la inseguridad seriamente? Es tan básico que me siento estúpido sólo al formular la pregunta. Me acuerdo que hace muchos años, como diez, teníamos un programa de radio en la FM de la UTN y nos llegaban a veces cartas de presos, hubo uno con el que hicimos más relación, alguna vez le llevamos al penal cosas que acercaron los oyentes a la radio,  no me dejaron darle una radio chiquita china que donó un oyente, una radio nueva con 4 pilas nuevas. No me dejaron dársela porque tenía casetera que sé yo; asi que me la llevé a mi casa y la dejé en una repisa donde todavía debe estar; una vez desesperado no me acuerdo por qué apuro eléctrico le saqué las 4 pilas buenas que tenía, casi lloro de la culpa pero lo hice igual. Ese preso, nos enteramos después, se terminó suicidando en la cárcel, o eso decían los diarios, él nos mandaba cartas de caligrafía excelente y exagerada donde nos contaba que lo iban a matar. Cuando me enteré del supuesto suicidio busqué la carta de nuevo y la leí, me pareció inútil que el pobre tipo buscara algo de ayuda en nosotros, éramos unos nadies en una nada de radio los lunes a la medianoche…supongo que toleraba nuestro programa rústico e improvisado debido a su grandísima soledad. Otro dato que uno conoce inútilmente, esa gente está muriendo todos los días, los martes a la noche después de la visita un poco más.

Sin comentarios

Gracias Néstor, de verdad

Nov 27 2010

Mierda dios, no existís, pero si existieses ¿Qué te pasa? Murió Kirchner increíble, la mañana del Censo, fue recién eso; el humano medio vive su día de trabajo, calcula el miércoles feriado por el Censo entonces el lunes trabaja un poco, el martes hace algo y ya sale a la noche, pensando en que mañana es censo. Y acá estamos miércoles 27 de octubre recién despiertos con el teléfono insoportable a las diez de la mañana, para decirme con la voz de mi hermana Marita: Boludo, se murió Kirchner. Televisor, cartel rojo, me siento en la cama y a meterme en las pantallas a llorar información. Se murió Kirchner, recién. Lloro sin entender por qué, la censista subiendo por la escalera, las respuestas, 10 minutos, la censista no quiere tomar ni comer nada, yo tampoco. Llamaditas y mensajes histéricos. Se murió Kirchner, ahora qué hacemos; lo único que se me ocurre es estar lo más cerca posible y ya. El camino al micro, el viaje accidentado con el micro prendido fuego roto en Rufino, subir a otro con Farías; hacer 500 kilómetros parados, turnándonos el único asiento con el de adelante roto; media hora cada uno, yo me hacía un poco el boludo, calculaba 40 minutos, me dormía de a ratos, con el ruido la queja el calor el frío, el Censo, se murió Kirchner, de verdad se murió Kirchner, llorando en los sueños por la muerte imposible me despierto en el micro dándole el asiento a Farías, intento dormir parado (eso es imposible) pensando despierto en la muerte. Estación, nos choreamos La Nación, con Farías repasamos a Sarlo, Lanata, Morales Solá; todos dicen lo mismo mejor o peor; no dicen nada, lo obvio que Kirchner fue un líder, que ahora muerto, que ahora qué hacer, que ya fue el modelo, Respeto, Gobernabilidad, Moyano, Scioli, Poder, Cristina, Partido, Gente, Líder; me asombra un poco en Sarlo lo mismo que a Feinmann lo conmueve, ese reconocimiento al dolor de los compañeros…democracia, respeto, cambio (pienso también en una frase ingeniosa que le escuché a Sarlo para describir al kirchnerismo y ahora describe la sobreactuación de civismo de La Nación “eso es como los pecadores que hablan de dios”). Llegamos viajando en esa fiebre de 6 horas, caminamos urgente a la plaza hablando por teléfono; en la plaza se olían banderas, la valla de la cola gigante, los gritos, el ruido (la muerte de Kirchner fue recién digo) Nos vamos a comer algo, hablo por teléfono con Fran, yo pretendía que nos encontráramos en Congreso, no sé por qué yo quería llegar hasta Congreso y hablar ahí con Fran, para revisar el edificio y comprobar que ahí no estaba el velatorio. Fran me dijo que me quedara quieto, lo esperamos con Farías cuidando la cámara gigante Nikon del hermano que manejábamos como podíamos, Farías ve primero a Fran y me dice: mirá el Fran Erian, sí boludo es el Fran, ¡Fran! claro, eran compañeros de la facultad, ¿Ves? ¡Todos conectados por las cañerías de estar vivos! Farías se encuentra con Fran antes que yo, y a mí me va a enseñar quién es Fran…esssssste Farías. Bueno, ahí comiendo, con Fran y Farías ese wok de verduras con arroz y las fotos de Alfonsín del bar ambientado para el velorio del ex presidente anterior; y ahí estaba naturalmente He-man y Charly, juntos todos, qué puede pasar, quién habló (esto fue recién como si me parara de la mesa para ir al baño y escribir) y pagamos y los otros se quedan comiendo, y bajamos a la plaza; Fran va a laburar, quedamos para más tarde como si fuese lo más normal del mundo (con Fran estuvimos en el Bicentenario entonces es natural despedirnos en cualquier esquina de Mendoza o Buenos Aires y encontrarnos de nuevo en los lugares a los que no hace falta ni preguntar si vamos) Con Farías damos vueltas y leemos el Página y dice bien lo que nosotros miramos, lo dicen hermosamente. Los cínicos no entienden eso, de alegrarse por estar de acuerdo, los cínicos Caparrós y otros así congelados en los noventa o antes; esa moda de canchero que nos hizo mierda y nos atrasó años, el humor permanente del jetón publicista que se las sabe todas y nunca sufre, o sufre siempre bien controladamente sin perder el temple; parece que no les gusta encontrar a gente que dice lo mismo, están en el juego de ser diferentes siempre, por qué no ser obvio con toda esa gente en la calle sentidos por lo mismo; emocionados en la plaza cantando en contra de nadie (porque Cobos es nadie) tratando de ver cómo nos organizamos aunque sea torpemente pero con buena intención, como apoyamos ese algo que hace que Néstor se mate persiguiéndolo.

¡¡Fuerza a todos!! dice el Página y a mí me hace llorar con la cerveza en esa vereda con un japonés borracho y un abogado de pelos largos grises borrachos; y nosotros borrachos por la sensación de estar ahí flotando en la imposibilidad de la muerte de Kirchner y también por toda la cerveza; un fantasma hermoso en su ausencia; empezamos a comprobar con tristeza que era imposible haber tenido un presidente que produjo en nosotros lo que Kirchner. Esa imposibilidad de tener algo en que creer, algo sagrado a perseguir; Kirchner es un consuelo justo para un conjunto amplio de personas que estaban hartas de no poder creer en ningún movimiento que los superara.

Los estúpidos que hablan de Dividir un país, no entienden que hablar de política o dios está prohibido porque implica reconocerse en una decisión, opinar, decir cosas, salir del esquema normal, pensar, decidir, equivocarse, mirar a los otros, interesarse por ese algo más que vive cerca ahora, formar parte de “organizar el porvenir”. Pararse en un lugar en un tiempo, para decir que Uno Está Acá, por lo tanto si uno se reconoce, si Uno Está Acá, no puede dejar las decisiones importantes en la voluntad de los otros; pensarse igual a todos en sus obligaciones y diferente a cada uno en como ejerce sus derechos, si a eso los ingrávidos ascetas le dicen estar divididos, en buena hora, a dividirse para ver qué cosas uno elige; eso lo produjo Kirchner, como parte representativa de un movimiento que se empezó a reconocer en la calle los últimos años; un grupo grande de personas que no guardó las cacerolas para agitarlas de nuevo contra el hartazgo a la YEGUA, aceptando morbosamente divertidos el mensaje de las corporaciones; los que dicen un País Dividido creen en la posibilidad de una gestión abstracta y pura que nos vendía la Alianza a la que asesoraba el publicista Agulla mirando lo que decía el biempensamiento. Posiblemente estemos divididos para bien entre los ascetas cómodos que compran el Marketing de la Indignación y toda esa otra gente que no se quedó en las cacerolas, y siguió más allá del Que se vayan Todos para pensar sobre la Cuestión Política, sobre las formas de intervenir desde el Estado para mediar entre la pulsión rapaz del mercado y el bienestar de una sociedad…una división entre cancheros que nunca pierden y gente que se arriesga a equivocarse.

Suena ceremonioso y absurdo tener que pensar estas cosas, pero acaba de pasar, uno es propenso a la nostalgia supongo. A querer agarrar algo de eso que se escapa como una hoja seca empujada por el viento en una calle de noche…las cosas urgentes de lo real permiten la cursilería supongo, atraviesa los estereotipos. Gracias Néstor, de verdad; sobra el de verdad pero el cinismo de hoy lo exige, subrayar con de verdad, para saber que esto es en serio, por lo tanto el resto mentira. Gracias Néstor, por hacernos saber que tenemos que seguir nosotros; perdón la cursilería, la no barrera de la ironía, pero alguna vez hay que no saber ser gracioso y hablar derecho. Hay que saber que ante un hombre al que le dicen que si no para se muere, y no para, y no para a pesar de estar de vuelta, y no para cuando ya sabe que está históricamente hecho, recibido de trascendente; entonces ese hombre, equivocado o no, no puede ser reprochable, porque se juega la vida por esa razón; ese hombre es sagrado; y yo no puedo ante eso no dejar la gracia por un rato para intentar decir qué pasó, que está pasando con Kirchner ahora que se acaba de morir. Porque…¿Desde dónde se tiene que hablar? ¿Por qué hay que asumir un rol, quién paga estas líneas, por qué escribir como si tuviese algo que perder?

Ya es tarde del primer viernes después de la muerte de Néstor. Imagino la cara de los que festejaban; mutando de la satisfacción del festejo de comprar algo rico para celebrar una muerte, a la impresión de haber subestimado un espíritu de época. La cara de descubrir un movimiento a futuro en esa porción de la sociedad que atraviesa el relato para sentirse participando de la historia; la preocupación al irse dando cuenta del espíritu de una multitud que si quiere y es eficaz en ese deseo, puede intervenir para protegerse; superar nuestros impulsos autodestructivos, nuestro sabotaje chanta, para llegar a un porvenir mejor organizado, un país. Se murió Néstor, recién. Una rara avis, un amigo de la escuela primaria pícaro inteligente ambicioso y sensible; un tipo que vivía el credo Dylan “para vivir fuera de la ley, debés ser honesto”; un maleducado feísimo simpático obsesivo; un bizco gigante angelical, imposible de evaluar por otra cosa que no sea su espíritu, nadie cuerdo lo hubiese querido por su facha; un hombre-idea en la imposibilidad de su cuerpo que llenaba los sacos sábana del disfraz de abogado del interior hechoenguita; un jodido por incorrecto para tenerlo de adversario, un tipo difícil de ver viniendo, sorpresivo, hiriente por su rareza ¿Qué es este abogado que habla pésimo pero transmite mucho, en pareja firme con un minón cuadro político irresistible? ¿Qué provocación a los clichés era ese conjunto Kirchner en el 2003? Un revolucionario contemporáneo, un representante del peronismo de izquierda con credenciales de abogado administrador que entendía cómo intervenir en los estamentos burocráticos. Un revolucionario en las antípodas estéticas de Manu Chao o el subcomandante Marcos ¿acaso los patriotas modernos no son agentes de la burocracia? De qué otra manera nos imaginamos la revolución si no es con esa realidad burocrática que exige el manejo administrativo del poder, la habilidad para comprender las tácticas administrativas que la maquinaria a vencer exige para poder transformarla; digo, los revolucionarios hoy en tiempos de democracia son abogados, como antes los imáginabamos militarizados; es esta la mutación de lo revolucionario, cambios por dentro del sistema, a la luz de lo público; sin trasnochadas, fusiles, pasamontañas ni molotovs de botellas de Absolut Vodka compradas en freeshops.

Kirchner fue un transformador inadvertido, sofisticado de analizar para los encasillamientos de la prensa que Fontevechia y sus proyecciones psicotizantes de escueladeperiodismo autoproclaman como propiedad; esos clichés tan noventa: modelo, empresario, peronista, menemista, periodista, socialista, escritor, funcionario, kirchnerista, macrista, sushi, pingüinos, progres; el blablableo que después los de a pie repetimos por inercia cuando intentamos definir rápido algo caótico; la prensa cool de los noventa ¡que mal nos hizo!, esa publicidad encubierta de relato que le comprábamos baratísimo en la alienación del consumo del dólar; los tótems berreta que erigimos como voz de la gente, la incorrección definida por ellos mismos de transgresión que nos creía rebeldes cuando reíamos de vergüenza viendo como el notero canchero hacía el ridículo con el negro menemista. ¡Son todos unos negros de mierda -nos decían- chantas, corruptos, asquerosos, ignorantes, tontos! que dejamos que tomen el poder para hacer un trabajo que nosotros los ciudadanos no queremos terminar de hacer. Delegamos el Estado en esos sinvergüenzas para respirar tranquilos la ambición Miami, la ambición rebelde de la Rolling Stone; que se hagan cargo otros, estamos hartos de la inflación y las noticias, parece que si no tocamos nada, y dejamos que el Mercado fluya, todo tiende al equilibrio conteniéndonos con la abundancia de las baratijas que cambiamos por voluntad. Esos tiempos fueron mutando en la insostenibilidad de la crítica indignada de los biempensantes, que de tanto odiar fácil la opacidad de la política se autoproclamaron nuestras referencias morales con el poder del Marketing de la Indignación. Al que los argentinos iban adhiriendo cuando las baratijas se desgastaban al ritmo de los productos de consumo; que esa tele, y ese auto comprados con la indemnización de YPF no duró más que un mundial; y ya no había más indemnización, ni trabajo, ni salud, ni educación; y había que Hacer Algo, pero para salir de ese relato no alcanzaba con parecer honestos, había que ser honestos y eficaces y valientes…e incorrectos; por eso los candidatos de laboratorio iban a fracasar en lo que se necesitaba para superar ese encasillamiento; esa forma “transgresora” de rebelarse de la situación superficial; transgredir sólo en las denuncias de las picardías de la administración del Estado por sobre la cuestión ideológica.

En un momento nos hicieron creer que no se podía hablar más de izquierdas, derechas, ideología; era algo superado que hasta el periodismo progre repetía (si definimos por progre a CQC) Es cierto que la incapacidad de la izquierda argentina para funcionar políticamente daba razones para pensar que no era posible otro proyecto político que la gestión pulcra. La exigencia era ser ágil, fluido, canchero, liviano y honestísimo; esto autorizaba a los promotores del Marketing de la Indignación para decir las cosas más dramáticas del mundo, siempre que respetáramos la tanda; encontraron un nicho de mercado en el nihilismo argentino, y eso nos hizo mierda para poder creer en algo, erosionó nuestra estima y como acto reflejo nos autoproclamamos tipos geniales con mala suerte para sus gobernantes. No se podía hablar de izquierda ni derecha, ni setenta, ni militares; excepto en el sentido nostálgico de leer a Galeano con una mueca de La Noche de Los Lápices versión Billiken: donde unos héroes hace muchísimos años atrás se inmolaron por una causa hermosa que ya no existe. Esa pose la reprodujo la vanguardia que el rock nacional nos metió hasta el cansancio del biempensamiento y el Marketing de la Indignación. ¡Váyanse a la mierda con el rock! -salvando la sagrada y auténtica poesía del Indio Solari- Todo ese cinismo canchero nos hizo mierda como sujetos políticos; ellos son culpables por venderlo, nosotros por elegirlo. Hemos pasado los últimos años consumiendo la cultura de lo divertido provista por la maquinaria idiota de las tendencias ¿Cómo encajar eso con la desteriotipación que implicaba analizar a Kirchner? esa mezcla inclasificable necesitaba mirarse sin las categorías miopes que veníamos sosteniendo; un valiente del mundo real, un revolucionario contemporáneo en lo sórdido de las cosas. Nada de marketing lo siento, a veces la gente real es así de fea y común; el mismo Néstor se asumía como “un hombre común con una gran responsabilidad”; esa rareza muy poco atractiva (que alguien  por favor imagine esta escena frívola como un argumento: ser el encargado de imagen del primer Kirchner) fue su principal fortaleza para poder ser una idea antes que una persona; atravesar ese empaque para no sospechar que esa persona posee alguna ambición hedonista en el poder…algo impensado en la resaca de los noventa. Un hombre idea dispuesto a morir, ninguno de sus críticos es capaz de lo mismo.

Ojalá que no nos cansemos de estar de acuerdo, que el rechazo frívolo de saberse popular no nos aleje por estética. Que se inaugure una etapa en la conciencia histórica y espacial que tienen las tragedias. Hay una especie de acuerdo no efímero para sostener una base de tolerancia al desprecio por lo humano; algo como un nuevo estándar por proteger el porvenir; eventos históricos de los que sería difícil volver, más allá de las personas. Hay en el aire de este eterno primer mes después de la muerte de Néstor, una inquietud fundante (se reconoce la expresión de deseo en la intuición) que nos aseguraría que es necesario intervenir por la política, actuar sobre las decisiones, sobre lo común a todos. Es doloroso tener que asumir nuestras obligaciones como ciudadanos, más de sopetón como pasa con lo urgente de la muerte; tener que hacernos ciudadanos mayores, actuar responsablemente sobre la libertad que poseemos como derecho. Es doloroso pero también feliz…saber que al cansado cuerpo de Néstor Kirchner le encantaría tener 20, 30 años, o estar vivo un rato más siquiera; para poder defender lo común a todos en un proyecto que organice el porvenir. Gracias Néstor, de verdad.



3 comentarios hasta ahora

En San Juan…La Barrick, la Bestia, Oro, y la Bella Estela Saint-André

Sep 10 2010

(la Bestia, Oro y la Bella)

Las provincias, las pequeñas ciudades, los lobbies de las corporaciones, las chicas lindas tontas, las chicas feas lúcidas, los funcionarios rápidos inescrupulosos, los policías de civil que empujan a los estudiantes, los gobernadores un poco muy pragmáticos, tres tipos de traje contando plata riéndose en inglés sobre lo fácil que es hacer plata a veces. Siempre hemos pretendido algo de distinción real, o sea, los pueblitos hemos querido a menudo ser más que esto que somos, tener algún acceso de nobleza por caso. Es por ello que cada tanto, un año, ungimos a determinada fulana en reina de una fiesta. Así, en Mendoza, es fama la elección de la reina de la vendimia, como otras en otros pueblos. Recientemente los capitales mineros han instalado anualmente en San juan la elección de una mina erigida en reina de la minería. Su reino será el reino de las promociones estúpidas del departamento de relaciones públicas del lobbie minero, eso es todo.

San Juan viene desde hace un tiempo acomodándose a su nueva caja, como un nuevo rico su gobernador Gioja encuentra que la minería es una buena fuente de generación de guita fresca que le permite moverse como si a la provincia le sobrara. Está rara San Juan, la Barrick Gold la gran corporación minera es una sacralidad intocable, sólo decir La Barrick abre puertas, permite Ordenes De Compra, cierra razones…La Barrick es la palabra santa que provee a la sociedad sanjuanina de voluntad para marchar contra la Ley Bonasso que reduciría el poder de La Barrick y por lo tanto el bienestar de todos los sanjuaninos. Sin agotar las complejidades de lo sanjuanino (cada sociedad tiene las suyas) es inocultable la necesidad de esos capitales de lavar los minerales que le sacan a la cordillera y lavar su imagen de predadores. Ambos lavajes dejan residuos pesados: los restos del lavaje a los minerales contaminarán para siempre las napas del suelo a la vez que alteran el delicado equilibrio de los glaciares de altura; los restos del lavaje de imagen dejarían residuos también a purificar mediante guerras simbólicas como la de la bestia y la bella:

La bestia reina 2010 de la Fiesta Nacional del Sol es Macarena Guerrero, poco se sabe sobre ella y poco importa. Su majestad salió de recorrida por los pasillos de la Universidad Nacional de San juan (UNSJ) previa aprobación de las autoridades de la Universidad Pública Nacional, junto al funcionario de la cartera de turismo del gobierno provincial Eduardo Oro (el apellido sería real no una declaración de principios con respecto al quehacer minero) Todo esto para promocionar la convocatoria para la nueva reina de la Fiesta Nacional del Sol 2011. La bestia Macarena describía en su derrotero por los cursos de la universidad alguna de las exigencias para ser candidata a la corona de la minería: medir por lo menos uno sesenta y ocho, no tener hijos…esto colmó la paciencia de la bella profesora Estela Saint André que había regalado algunos minutos de su cátedra de Literatura hispano-americana en la Facultad de Filosofía de la UNSJ para tamaño anuncio de Oro y su majestad…gritó a los cielos sanjuaninos “¡también les van a pedir ser vírgenes!” y estalló su bronca frente a los requisitos para acceder a la nobleza corporativa de la minera de moda en San Juan. Su servidor no estuvo presente y tampoco ha podido hablar con algún testigo del hecho; de lo que recogen los diarios se puede inferir o adivinar que la bella Estela Saint André siguió su razonamiento preguntando a las alumnas testigo cuántas de ellas podrían cumplir los requisitos de medir por encima del metro sesenta y ocho y no tener hijos, ninguna dijo sí. El funcionario Oro argumentó frente a la bella Estela que importantes figuras como Susana Giménez y empresas varias apoyan a las reinas, la bella Estela no se apachuchó “falta que te apoye Tinelli también” e invitó a la comitiva de la bestia y a Oro a salir de su clase.

Con esta escena dicen los diarios de San juan que se armó un debate. No sería justo poner las opiniones de la bestia Macarena, sinceramente no hay opinión rebatible que salga de su boca pintada. Pero sí hay una editorial del Diario de Cuyo que representa algo de la cuestión minera, se intitula La impronta progresista (?)

“…Sin entrar en los detalles del ataque intempestivo de la docente de la cátedra de Literatura Hispanoamericana a Macarena Guerrero y a un funcionario provincial que la acompañaba, es de por si repudiable el comportamiento ético y de educación de quien profiere improperios a una visita, más en una casa de estudios superiores, por el simple hecho de no estar de acuerdo con los contenidos de la Fiesta del Sol y los requisitos exigidos a las candidatas a reina. El sentido común no existe en el razonamiento cuando se impone el autoritarismo retrógrado.

Peor aún, la profesora Estela Saint André ha reiterado y acrecentado sus ataques, ya en el terreno personal, contra sus visitantes generando a la vez voces corporativas solidarias de quienes ven en los claustros espacios doctrinarios confrontativos. De otra manera no se explica que las intenciones de la reina de convocar a las jóvenes estudiantes haya terminado con el irreflexivo giro de la profesora contra la minería y la principal explotación en San Juan, exacerbando el ambientalismo ideológico y político que pregona.

La visita de la reina no era a la dueña de la cátedra, sino a las alumnas, pero sirvió para observar la declinación de la enseñanza, que además de lo específico, debe pregonar conceptos que reflejen educación, respeto por las expresiones culturales, artísticas y populares y, en particular dar señales de la integración de la universidad en el desarrollo de los pueblos, como reclama la ciudadanía que la soporta financieramente. Saint André, con su actitud, ha dado una bofetada a las buenas intenciones del Rectorado al permitir estas visitas promocionales.

El problema es circunstancial y pueril -concurso de belleza-, que no debería llegar a debate. Lo preocupante es que una catedrática lo aproveche por la repercusión mediática para manifestar el fundamentalismo ideológico de sus resentimientos personales.

Es muy difícil elegir la parte peor. Salteando los errores ortográficos, los conceptos de la editorial sin firma ponen en duda las facultades mentales de esta persona. Podría ser la carta magna de la Revolución de los Idiotas, y quien escribe su autoproclamado líder. Justo los idiotas que la corporación minera necesita para seguir lavando imagen para su verdadera Revolución Corporativa. No es poco grave lo que se dice en la pancarta de la Revolución de los Idiotas, aporta opacidad idiota para que sucedan cosas como las del último 24 de agosto cuando policías, civiles policías, una diputada nacional del Frente para la Victoria y autoridades de la universidad, impidieron y amenazaron a estudiantes que repartían una revista universitaria dentro de las instalaciones de la UNSJ en contra de la obra de Pascua Lama…todo confuso como la marcha en apoyo a la actividad minera de esta última semana contra la “ley Bonasso”…el caldo se espesa con la anécdota del concurso, la bella profesora y el rol del Estado en todo esto, que acompaña poniéndole un secretario oficial a la bestia Macarena a contar los requisitos de alcurnia para sentirse menos plebe.

En las dos posturas están las tensiones en las que se disputa lo público en la batalla simbólica que libra la Corporación Barrick: Idiotas útiles como la bestia Macarena y el funcionarito Oro, enfrentados a la bella profesora Estela Saint André como guardiana de lo justo.

  • Más datos de la anécdota acá

2 comentarios hasta ahora

Maquinización Natural para Zombies

Sep 09 2010

Eric Schmidt, el CEO pez gordo de Google, admitió en la reciente conferencia de electrónica IFA en Berlín, cuales son las ideas de Google para el futuro: “No sólo no vas a estar nunca más solo, nunca más te vas a aburrir! Te vamos a sugerir que tendrías que estar viendo, porque nosotros sabemos que te interesa (…) Nosotros podemos sugerirte que deberías hacer, que te interesa. Imagínate: nosotros sabemos donde estás, sabemos que te gusta (…) Un futuro a corto plazo donde no olvides nada, porque la computadora recuerda, nunca estarás perdido”

NOSOTROS VAMOS A SUGERIRTE QUÉ DESEAS, QUE TE GUSTA, QUE NECESITAS…NO VAS A PERDER NADA NUNCA MÁS, NUNCA MÁS ESTARÁS PERDIDO. Esto no lo dice un trasnochado de la empresa, ¡Lo dice su jefe máximo! No es la primera vez que roza lo peligroso el amigo Eric, dijo en julio: “Si tenés algo que no queres que nadie sepa, quizás no lo tendrías que estar haciendo en primer lugar”. Google nos va a decir que tenemos que hacer, qué es secreto y qué puede ser público.

No está solo Eric en su revolución corporativa, a través del blog de Juan Tomas llego a las declaraciones de Hector Montenegro Director de Tecnología de Microsoft Ibérica, que muy suelto de pruritos larga granadas ideológicas en formas de tweets del tipo “Menos Software Libre y mas Libertad de Software. Menos subvenciones y mejores planes de negocio. Menos Ideología y mejor tecnología”

¡¡¡MENOS IDEOLOGIA Y MEJOR TECNOLOGIA!!! En las pretensiones locas de un trasnochado de este calibre podríamos reemplazar un gobierno por un software de gestión que tome las deciciones por nosotros, que considere lo mejor, lo más puro, lo más perfecto. Sin intermediarios horribles que ensucian todo de IDEOLOGIA…tan la vieja escuela, la de los OLD BOYS…para ser un hombre de hoy día basta con reemplazar cada subvención por un plan de negocios. Todos estos vómitos de los santos del Mercado deben leerse como una sólida ideología a transmitir, no es casual que Bill gates amenazara hace poco con reemplazar todas las universidades en cinco años; su ideología, lo que los rige es: transparencia total para vender, sin intermediarios, libertad comercial absoluta, vía directa a la cabeza de nuestros clientes.

Estamos muy cerca de poder superar el Test de Turing por la vía paródica, el test proponía como prueba para la inteligencia artifical la indistinción entre un humano y una máquina; si un humano y una máquina interactúan con un tercero, y este tercero no pueda decir cuál es la máquina y cual el humano la inteligencia artificial se anotaría un punto. Esta prueba ya estaría superándose porque de cumplirse estas sentencias que los evangelistas corporativos nos aseguran, los humanos no vamos a poder diferenciarnos de una computadora de escritorio. ¡Lo vamos a lograr por la inversa! Inteligencia artifical es un tema viejo, tan Marvin Minsky, necesitamos cambiar los paradigmas, hay que inaugurar la Maquinización Natural, la inversa de una inteligencia artificial pero funcional de la misma manera: lo que se necesitan son consumidores y empleados eficientes, uniformes, sin ideología, con mucha y mejor tecnología que sólo una corporación gigante del tamaño de Google, Yahoo, el incipiente Facebook, Microsoft y un Apple puede absorver. Los demás intentones de innovar quedarán como casos de éxito absorvidos por los tentáculos corporativos. Así, vamos empezando a fabricar empleados perfectos, una ingeniosa vía de escape: como por ahora es algo difícil hacer un robot barato, roboticemos los hombres: zombies idiotas encandilados por sus bellísimos aparatos que estén a un clic de comprar todo lo que el pulpo gigante coporativo crea que es bueno para ellos. Los zombies que nos provee la maquinación natural de las coporaciones son a la luz mucho más baratos que un robot…y obedecen igual, hasta mejor por momentos.

¿Buena fe empresaria a la que regalar nuestras mediaciones más íntimas? ¡¡Son corporaciones que cotizan en bolsa!! participan de la tómbola de los intereses financieros. Cómo puede ser el proyecto de alguien apto dejar esas pequeñas porciones de la humanidad en sus manos. El objetivo número uno de las corporaciones es…generar ganancias, si el Modelo de Negocios (esto se escribe en mayúsculas) es vender publicidad, y el 99% de tus ingresos como corporación es la venta de publicidad en clasificados ad hominem…todas las iniciativas apuntarán a…a…vamos todos podemos decirlo…hasta los zombies alienados que somos podemos llegar a esta conclusión…¡Vender más publicidad! Educación, privacidad, salud, libros, publicaciones, todo en lo que participe Google (y por extensión cualquiera de estas megacorporaciones tecnológicas) tiene como fin captar espacios para vender nuestro querido tiempo de atención. Todas las herramientas que nos fascinan y Google nos regala, son los restos que se caen de la venta de atención por microsegundo. Su última novedad anunciada ayer (y ayer ya es tarde) es Google Instant, búsquedas entre 2 y 5 segundos más rápidas. ¡¡¡Búsquedas cada vez más rápidas para personas cada vez más lentas!!! Vendamos vendamos vendamos en la plataforma más genial y cool de ventas que la humanidad puede pensar para los Zombies maquínicos naturales más obedientes que la humanidad puede desear.

La pretensión de estos gurúes de la tecnología total es dejar todo en sus manos, sin filtros, sin autoridades que regulen los critrerios por los cuales las corporaciones rigen nuestras cabezas. Ese es el sueño húmedo de los evangelistas de las heramientas de eficiencia humana. Hacer todo más rápido para que el humano máquina zombie pueda consumir más y mejor en todos lados, cada vez más eficiente.

5 comentarios hasta ahora

Notas viejaaaaaaasssss »